Cómo me alegro de haber descubierto esta ensalada. Hace unos días, durante un fin de semana en que me acerqué a Málaga a visitar a unos amigos, la prepararon como guarnición para una carne a la parrilla y la ensalada refrescante de aguacate tomate y albahaca desapareció como por arte de magia, incluso antes que las carnes.

Es tan jugosa y refrescante y tiene un sabor tan exquisito que os recomiendo que la probéis hoy mismo. Aunque tiene algunos elementos en común con la receta del guacamole casero, el uso de la albahaca le da el toque definitivo como ahora veréis.